Inicio

Año XV Nº 32

Francisco Umbral

Otoño-Invierno 2010-2011

 

 

Frase elegida por el Director

 

ELEGÍ LA LITERATURA COMO REINO FUERA DE ESTE MUNDO, COMO REDUCTO DE SOSIEGO Y SILENCIO, AL MARGEN DE LA GUERRA Y EL CRIMEN, PERO NO ES VERDAD

 

                                           FRANCISCO UMBRAL, EN FRANCISCO UMBRAL            Y  LA AVENTURA DEL HÉROE DE PILAR BELLIDO

 

 

 

Editorial

 

Celebro rendir homenaje a Francisco Umbral bajo la brillante coordinación de Jean-Pierre Castellani en el primer número de esta revista dedicado a una persona.

Cada vez que estoy en el Café de Gijón −donde se decidió la realización de este tributo− pienso en aquel sábado de 1961 en el que Umbral llegaba allí soñando ingresar en el mundo de la literatura. Leo y releo sus memorias de esos años en las que encuentro numerosas referencias a otro admirado mío, Ramón Gómez de la Serna, quien para ese entonces gasta triste y olvidado sus últimos años de vida en Buenos Aires.

Umbral admira a Ramón. “Me atraía tanto, me había impresionado tanto casi desde la infancia, que pasé años resistiéndome a esa influencia, temiendo ser absorbido por ella, anulado”, dice. Busca rastros de Ramón en la ciudad, huele el perfume de las acacias de la calle Ayala, observa las cariátides, toma sol ocasionalmente en algún banco de la calle Goya.

Umbral, como Ramón, ama la vida de los cafés y dice que el español busca en ellos esa “nave épica, política y lírica” en la que el escritor español “se juega cada día su prestigio de conversador, su aureola política y su biografía”. Ramón añorará toda su vida la legendaria tertulia de Pombo que no logró recrear en Buenos Aires.

Me encantó conocer a España Suárez, de la mano de Eduardo Martínez-Rico. Dos espíritus generosos. Hemos hecho este número pensando en ella.

Agradezco a la Fundación Francisco Umbral por el apoyo recibido y destaco su importantísimo trabajo para la preservación de la memoria del escritor.

Deseo decir algo más sobre el entrañable profesor Jean-Pierre Castellani, que transforma el trabajo en un placer. Los que aquí escribimos estamos ligados y entregados a su batuta de humor, afecto y amistad.

Por fin, doy gracias a todas las califi cadísimas plumas −investigadores, periodistas, escritores− que dan vida a Francisco Umbral en este merecido homenaje.

 

 

Beltrán Gambier

DIRECTOR

 

 

SUMARIO

 

- Francisco Umbral, lector y escritor

 

Mª. España Suárez

 

- Con Umbral hacia Ramón

 

Ioana Zlotescu

 

- Post Scriptum

 

Anna Caballé

 

- Un relato sobre escritores

 

Eduardo Martínez-Rico

 

- Entre perro y lobo, ¿qué Umbral?

 

Manuel Alberca

 

- Francisco Umbral y la aventura del héroe

 

Pilar Bellido

 

- Sonata de otoño [ Un ser de lejanías ]

 

Danielle Corrado

 

- Umbral o la intuición de Madrid

 

 Jesús Nieto

 

- Fiebre y resurrección de Umbral

 

Lourdes Ventura

 

- Autobiografiarse para pervivir

 

Felipe Aparicio Nevado

 

- La vigencia de Francisco Umbral

 

Jean-Pierre Castellani

 

- Confesiones del pequeño filósofo enfermo de veinte años

 

Carlos X. Ardavín Trabanco

 

 

 

- Francisco Umbral: la literatura como fascinación

 

Mariana Genoud de Fourcade

 

- En el nombre de la Madre

 

María A. Semilla Duran

 

- Urgencia y lirismo: el Umbral columnista

 

Bernardo J. Gómez Calderón

 

- Larra, anatomía de un dandy, un retrato umbraliano

 

Gregoria Palomar

 

- Las personas del verbo umbraliano en las columnas poético-periodísticas

 

Sara Robles Ávila

 

- Un juego de seducción

 

Emma Rodríguez

 

- Memoria de la muerte en la poésia de Francisco Umbral

 

David Felipe Arranz