Inicio

Año XX Nº40

 

ESPECIAL HUNGRÍA

 

Frase elegida por el Director

“EN CADA OBRA SE PERCIBE UNA SINCERIDAD PROFUNDA, QUE ES PROBABLEMENTE UNA DE LAS ASPIRACIONES HÚNGARAS MÁS DISTINTIVAS Y SEGÚN MUCHOS, TAMBIÉN UNA DE LAS FUENTES DE PROBLEMA MÁS IMPORTANTES EN LA HISTORIA DE NUESTRA NACIÓN”.

ZOLTÁN BALOG, MINISTRO DE RECURSOS HUMANOS

 

Editorial

Dedicamos esta edición a Hungría porque es un país de riquísima y ancestral cultura que, pese a diásporas y desmembraciones ya históricas, sigue orgulloso de su identidad, su lengua y su cultura. La cultura húngara excede, en mucho, los límites territoriales actuales.

Ubicado en el corazón de la Europa Central, que como lo señala el ministro de Recursos Humanos, Zoltán Balog, ha sido sede de grandes imperios, civilizaciones, culturas y ejércitos. Los textos que ofrecemos en este número especial son cuentos, fragmentos de novelas y poesías que tratan temas universales como la vida, la muerte, el amor, encuentros y desencuentros, el paso del tiempo, le enfermedad, los recuerdos, la sinceridad (como aspiración y como fuente de problemas). “Pasado, presente y futuro reflejando la idea de la vida eterna” (Peter Dobai). Destaco las referencias al alma, al milagro y a la religiosidad en algunos de los textos. Como bien dice el ministro Balog, “los escritos de esta edición dejan al lector echar un vistazo a la manera de pensar y sentir húngara”.

Elijo a modo de ejemplo de lo dicho un fragmento del texto “La Palabra” de István Benyhe: “La huella de la mano del hombre se forma en su alma. La ley del alma se vigila con la mano, incluso cuando el alma enflaquece. La mano cae, el alma regresa a su creador, pero la Palabra siempre emerge de nuevo hasta que el orden no sea completo. Despiértate y quédate conmigo!”

Quiero conocer más a Hungría. He estado muchas veces en Budapest, donde caminé por sus bellas calles. En ocasiones tras las huellas de Sándor Márai, en sus barrios y cafés. Al caminar por la ciudad encontré ecos de Buenos Aires. En Argentina en los años 40 se escuchaba la música de Erdélyi Mihály, “Amor en Budapest”.

Esta edición no habría sido posible sin el enorme trabajo y la dedicación de István Benyh, agregado cultural de la Embajada y sin el apoyo inicial de la exembajadora de Hungría, Edit Bucsi Szabó, y del definitivo empuje y entusiasmo de la actual Embajadora, Enikő Győri. Para todos ellos, mi más sincero agradecimiento.

 

Beltrán Gambier

DIRECTOR

 

SUMARIO 

 

-   Doctorado

Margit Ács

 

-   El mundo de los museos

László Baán

 

-   La Palabra

István Benyhe

 

-   Jesucristo leyendo el periódico

Géza Bereményi

 

-   Poemas

Péter Dobai

 

-   Poemas

Krisztina Tóth

 

-   Poemas

István Turczi

 

-   Algo sobre la sangre encebollada

András Cserna-Szabó

 

-   Albert Vajda dice ‘jueves’

János Dénes Orbán

 

-   Este mundo

Márton Gerlóczy

 

-   Fragmentos de amor

Attila György

 

-   Mi padre y la papera

Száraz Miklós György

-   Puerta del Sol

György Dragomán