Archivo
Berlin-Oeste, en los tiempos del muro, era una zona de libertades y ventajas para vivir, un capitalismo alegre, el florecimiento de una cultura materialmente pobre en comparación con Colonia o Düsseldorf, pero con un número incalculable de iniciativas, actividades y proyectos, en definitiva, una performance permanente y cotidiana.

Kreuzberg fue hasta 1989 el centro de las biografías experimentales, una aplicación constante de la cultura pop. Tanja Dückers ha salido de este ambiente y de su estética como una especie de cronista que además forma parte de ellos en cuerpo y alma. Es una escritora cosmopolita nacida en Berlín en 1968.

Llegó en bicicleta, con sus tacones altos, llena de vida. Nos había citado en el bar Gorki, quizás el último auténtico bar ruso de Berlín. Amante del este, de ese barrio Mitte de los artistas e intelectuales, es también poeta y astróloga occidental. Aunque los jóvenes ya no se consideran más del este o del oeste, sino alemanes, pues hay un nuevo sentido de unidad. Vivió en Barcelona, "he escrito muchas cartas en ese tiempo". Allí aprendió también algo sobre Berlín. "Berlín es más urbana y más gris que Barcelona, que es una ciudad más romántica. Berlín es industrial, es una ciudad completamente nueva, porque la guerra la ha destruido tanto... Barcelona es orgánica, tiene centro. Berlín es un patchwork, es una mezcla de todo. Barcelona es homogénea, porque la historia no ha cambiado la ciudad como lo ha hecho con Berlín. Sin embargo, las dos ciudades tienen mucho en común, un tipo de juventud con deseo de experimentar y de empezar algo nuevo, después de la caída del muro y después de Franco. Son dos ciudades con historia de dictaduras, de diferentes tipos y épocas, pero con un similar espíritu de libertad. Sobre esto he escrito en muchas revistas, ejemplificado en las casas "okupadas", Hangar, Mainbleu, Milchhof, Tacheles." Sus otros espacios preferidos son los pequeños bares como "Walden", "Tallulah-Bar", "Falkman", donde se encuentran los artistas, los escritores, y que han inspirado sus libros Zona de juegos y Café Brasil, que reflejan la vida urbana como lo hace la revista Intramuros, que construye un registro de la memoria dentro de los muros de la ciudad. También sus poemas hablan de la ciudad, como Navidad en Alexanderplatz. "Alexanderplatz no es exactamente un sitio romántico en Navidad, es donde va la gente solitaria que no tiene ni un árbol"



Entrevista: María Sheila Cremaschi, editora
Fotos: Beltrán Gambier



Días inquietos

Inquieto el día el pálido
mediodía de marzo en Berlín
con polvo de carbón
los dedos vueltos al PC
el protector de la pantalla tropical

Por la tarde se mezclan
olores de Buleten y Börek
inundan las sirenas de los bomberos
el estruendo de los coches de una boda
banderines blancos blancos pasos rápidos
un divorciado se ha ahorcado en el tercero

Por la mañana el chirrido de los tranvías
un gusano amarillo en mis sienes
los ahogados gemidos de los vecinos
las hojas de mi revista aún no leída
con insistencia acarician mi pecho desnudo

Navidades en Alexanderplatz

Uno dos tres punkis
en la escalera mecánica
se cruzan conmigo
el más grande un tío
flaco con mechones rubios
y anillo en la nariz me mira
por un momento con ojos
claros y enrojecidos por las venas
Te quiero grita de repente
Yo también le respondo
sin más por encima del hombro
¿de verdad? escucho todavía
y entonces ya estoy en la S-Bahn
y él desaparecido abajo



En: Tanja Dückers Luftpost, © Tropen Verlag, Colonia, 2001.