Berlín
Por la todavía enorme heterogeneidad en el interior de la ciudad de Berlín, por las diferentes costumbres, experiencias y biografías que se formaron durante los años en que eran dos estados, Berlín es algo así como un joyero de material épico. Un lugar con una rara mezcla de cosmopolitismo y familiaridad, en el sentido de que muchas veces las relaciones humanas de la vida cotidiana no se han quemado del todo en la racionalización brutal de las condiciones económicas. Hans Joachim Neubauer es sobre todo un enamorado de Berlín, un apasionado conocedor de su vida literaria y sus instituciones.

Las ciudades son el gran escenario donde vivimos y tienen, también, su propia vida.

Con este número dedicado a Berlín, Intramuros inicia una saga sobre historias de ciudades y países contadas por sus habitantes, por sus artistas, por sus intelectuales, por sus ocasionales visitantes, por quienes gobiernan, por quienes la piensan, por quienes, como nosotros, la consideran una ciudad que produce emoción y está llena de vida.

Berlin-Oeste, en los tiempos del muro, era una zona de libertades y ventajas para vivir, un capitalismo alegre, el florecimiento de una cultura materialmente pobre en comparación con Colonia o Düsseldorf, pero con un número incalculable de iniciativas, actividades y proyectos, en definitiva, una performance permanente y cotidiana.