Berlín
Por la todavía enorme heterogeneidad en el interior de la ciudad de Berlín, por las diferentes costumbres, experiencias y biografías que se formaron durante los años en que eran dos estados, Berlín es algo así como un joyero de material épico. Un lugar con una rara mezcla de cosmopolitismo y familiaridad, en el sentido de que muchas veces las relaciones humanas de la vida cotidiana no se han quemado del todo en la racionalización brutal de las condiciones económicas. Hans Joachim Neubauer es sobre todo un enamorado de Berlín, un apasionado conocedor de su vida literaria y sus instituciones.

¿Por qué Berlín? Entre los muchos mitos sobre la ciudad que se está reunificando desde hace trece años, el de "capital de la literatura" es el más vital. Berlín se considera como lugar de los literatos, como símbolo de encuentro tenso e intenso entre este y oeste, y a veces también como un "laboratorio de la unificación alemana". De hecho el campo literario de Berlín es en su diversidad difícil de abarcar. Una ciudad cuya riqueza se basa menos en recursos económicos que en la creatividad artística de sus habitantes. Solamente sobre el fondo de una historia política y cultural se podía desarrollar el clima productivo de Berlín. Con más razón que en otras ciudades alemanas se podría describir la historia cultural de Berlín como una historia política. Como resultado se puede considerar el hecho de que la función simbólica de la ciudad resplandece sobre su menor peso económico. Lo mismo vale para el Berlín literario. Aunque está situado muy al este, Berlín se convierte desde el Romanticismo en el centro del paisaje literario alemán: como escenario de la literatura, como taller de escritura y como centro de la vida literaria.

Ningún otro lugar se elige tan frecuentemente como objeto de escritura. Lo moderno, sobre todo, reconoce aquí el arquetipo de la metrópoli, escenario y fondo de una nueva época vanguardista en lo político y lo estético. Y todavía hoy muchas novelas y relatos desarrollan su acción en los barrios, calles y lugares de la ciudad, por no hablar de los cientos de poesías con el tema Berlín. Donde se desarrollaron después de la guerra dos sistemas políticos y una doble vida literaria, los escritores actuales colocan también sus figuras. Los todavía diferentes mundos y vidas al este y al oeste del muro no han perdido nada de su aliciente. Desde 1989 se ha generado una crónica literaria de la capital, toda una biblioteca que guarda para generaciones posteriores la impresión de la diversidad de la vida en Berlín.

El título de "Capital de la literatura" se lo gana también Berlín por ser la ciudad de los poetas y escritores. En ningún lugar habita un número tan elevado de autoras y autores y en ninguna otra parte se encuentra esa mezcla excitante de orígenes, géneros y estilos diferentes. Aquí viven poetas, autores dramáticos, prosistas, traductores, ensayistas de todas las edades, del este y del oeste. Por eso muchas grandes editoriales del oeste de la República han montado aquí su cabeza de puente. Quieren estar presentes donde viven sus escritores antiguos y nuevos, quieren participar del "boom" que se ha producido desde los años noventa. Eso es curioso porque Berlín no tuvo un papel especial como ciudad de editoriales si se compara con los lugares clásicos como Frankfurt / Main, Leipzig y Munich. Pero en los últimos años se han ido instalando algunas editoriales más pequeñas cuya riqueza es la estrecha relación con los escritores.

Berlín también es el primer salón literario de la República: desde que hace casi cuarenta años se fundó aquí el Literarische Colloquium (LCB), la primera casa de la literatura en Alemania, Berlín tiene fama de ser un foro de la literatura nacional e internacional. Solamente aquí se podía desarrollar esa singular vida literaria, un mundo de lecturas públicas, charlas, encuentros, de grandes festivales y salones íntimos. Y no hay que olvidar los pequeños escenarios de lectura, donde escritores de pluma rápida, diletantes y jóvenes genios reciben a su público.

Pero también la vida cultural tiene sus coyunturas, ya ha sido alcanzada por la crisis e incluso bastantes instituciones están amenazadas por recortes económicos y hasta el cierre. El futuro de la vida literaria depende de que se consiga entender el capital simbólico también como capital económico. Pero hay algo incontestable: en Berlín se sigue escribiendo y la crónica literaria crece para alegría de habitantes y huéspedes.


Berlín laboratorio de literatura Hans-Joachin Neubauer nació en 1960 y vive en Berlín. Es escritor y profesor de Literatura Comparada en la Universidad Libre de Berlín y colaborador habitual del Frankfurter Allgemeine Zeitung


Hans-Joachim Neubauer